27 de marzo de 2011

004 Arleco


Actuamos un monólogo en el que desconocemos el libreto, los dialogos, el desenlace y a veces hasta el inicio. Improvisamos un nudo, un clímax verosímil,  limitados por esas cuerdas que definen los extremos; luchamos entre lo que somos y lo que se supone que deberíamos ser. Ojalá pudiéramos romper las cuerdas, salir corriendo, sacarnos el sombrero y regresar a ser auténticos monstruos libres, aunque monstruos al fin.

APITATAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada